portavoz de empresa
16 de marzo de 2022 <Atrás

Lo que no digas de tu empresa, otro lo dirá por ti. Aunque parezca una frase muy escuchada, lo cierto es que no hace más que cobrar relevancia en el último tiempo. Y es que saber qué decir, cómo y cuándo hacerlo es clave para el desarrollo de la estrategia de comunicación de una empresa y sobre todo, para controlar los mensajes que se comuniquen en manos de un portavoz tanto a nivel interno como externo.

Pero antes de esto, hay un paso muy importante que debe definirse. Saber qué decir está muy bien pero es aún más importante saber quién lo va a decir. Así es como el rol de los portavoces se vuelve crucial a la hora de transmitir los mensajes corporativos. Los portavoces son los primeros prescriptores de la empresa, son la voz de la empresa, son su cara visible y quienes la representan antes los públicos de interés, tanto internos como externos.

¿Cómo elegir correctamente a los portavoces?

Lo primero que hay que saber es que no todos los portavoces sirven para todos los públicos ni tampoco hace falta que el portavoz sea el mismísimo CEO de una empresa.

El primer paso para una correcta selección de portavoces es distinguir los temas de interés de los que quiere hablar la compañía. En este sentido, para potenciar la visibilidad corporativa de una marca y dar a conocer sus valores de marca, sus datos más duros, crecimiento, facturación, diversificación y demás, el perfil más adecuado será un portavoz vinculado a la directiva, lo que se conoce como un CLevel, es decir un CEO, un jefe de producto (CPO), un jefe de operaciones (COO) o un jefe de comunicación (CCO), por ejemplo. Estos portavoces serán los más idóneos para poner cara a la empresa y humanizarla, a través de las comunicaciones externas.

Por el otro lado, siempre suele haber otro costado a comunicar, vinculado a la parte de producto o servicio que ofrece la compañía. Y aquí será clave cambiar de portavoz y seleccionar a uno que dote de credibilidad a esta parte del negocio. Si para la comunicación corporativa nos apoyaremos en los Clevels, para la parte de producto y servicio nos apoyaremos en un perfil de portavoz experto en cada una de estas cuestiones. Es decir, que para hablar del producto que vendemos, no podremos contar con la figura de un CEO, puesto que esto no dará credibilidad ni posicionará a la empresa como experta. Para esta parte, debemos trabajar con portavoces que tengan mucho conocimiento del producto o servicio a vender. Si no se cuenta con esta figura a nivel interno, lo recomendable es contar con un portavoz colaborador externo, que sirva para validar y reforzar estos mensajes de producto hacia el exterior.

Seleccionar correctamente a los portavoces, como venimos diciendo, es clave para lograr una comunicación efectiva. Pero este es el primer paso para que puedan transmitir los mensajes corporativos de forma correcta. Una vez seleccionados, será importante formarlos y definir qué deben decir y cómo hacerlo. Pero esto lo dejamos para otro post. Si no quieres perdértelo, ¡apúntate a nuestra newsletter!

<Atrás

Noticias relacionadas